Mexodus: Mucha política y poca investigación

CIUDAD JUÁREZ — Rodolfo Rubio Salas es profesor e investigador de la Dirección Regional Noroeste del Colegio de la Frontera Norte de Ciudad Juárez. Con un postgrado en demografía y 16 años de experiencia en esta institución, Rubio Salas se especializa en cuestiones migratorias en zonas fronterizas y asegura que detrás de las diversas cifras que se han dado a conocer sobre el éxodo de personas de Ciudad Juarez a El Paso hay mucha política y poca investigación.

Pregunta: ¿Qué piensa de lo que se dice acerca de la migración fronteriza en esta región?

Respuesta: “Mira yo aquí en algunos sectores me convertí en persona non grata. Hubo un momento a principios del 2009 donde se hicieron muchísimas reuniones a las que venía el gobierno federal y uno se sentaba muy seriamente, pues las investigaciones son serias. De repente una persona grita ‘no pues de aquí se fueron 500,000 personas’. Y cuando tú le preguntas a esta persona que de donde sacó este número no sabe. Para que se pudieran haber ido 500,000 (personas) necesitaban haberse ido todos los autobuses y los aviones y los autos hasta el gorro. ¡Además esta persona decía que este número de personas se habían ido en la última mitad del año! Yo llevo muchos años estudiando esto y a mí me parece muy grave aventar un dato sin poderlo sustentar. La gente cree que avienta un dato y uno como demógrafo lo tiene que avalar. Avientan un dato y este dato quiere mostrarle al gobierno federal la desgracia en la que vivimos y todo esto. Pero yo ya conozco al gobierno federal. A mí me ha tocado estar en reuniones con la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Trabajo donde se ríen de los habitantes de Ciudad Juárez, no por lo que quieren sino porque cuando el gobierno les pide una justificación (de porque piden lo que quieren), empiezan a usar este tipo de información. Cuando la Secretaría de Relaciones Exteriores me llama y me dice ‘mira, los estadounidenses me dicen esto, el alcalde me dice esto otro para que le triplique el presupuesto, ¿tú qué diagnóstico tienes?’ Para mí en términos formales podemos decir que  (Ciudad Juárez) es en efecto una ciudad estancada en los últimos 10 años, pero no es la barbaridad esa de la que se estaba hablando. Los diagnósticos son o demasiado pesimistas o demasiado optimistas por motivos políticos, o en el caso de México por intentar jalar más recursos utilizando números que no son reales.”

P: Recientemente se han manejado diversos números acerca de la cantidad exacta de personas que se ha venido o no a vivir a El Paso. El Departamento de Policía de El Paso dijo 30,000, mientras que un estudio de encuesta de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez dijo que aproximadamente 120,000 personas se habrían mudado del lado sur al lado norte de la frontera. ¿Qué hay de estos números en específico?

R: “Después del dato que dio la policía a mí me hablaron varias veces y yo les hablé incluso y nunca me pudieron decir que metodología usaron. Es un poco complicado. A mí me parece que lo que hace falta es poder confrontar los datos centrales de Estados Unidos con los de México. Creo que cuando estemos en condiciones de poder utilizar las bases de datos y ver cómo se comportó la información podremos tener una idea más clara de cuánta gente se fue o no. Luego hay otro fenómeno que a mí en lo particular me llama la atención como demógrafo y es que Ciudad Juárez apareció como la ciudad en México que tenía una mayor cantidad, en términos proporcionales, de viviendas que se catalogan como de uso temporal. ¿Qué quiere decir uso temporal? ¡Qué es gente que vive en los dos lados! Evidentemente, aquí tenemos un espacio de vida binacional donde la gente se desplaza con facilidad entre un lugar y otro. Habría que ver cuántos de esos que aparentemente abandonaron la ciudad y se fueron a El Paso, son gente que se sigue moviendo en los dos ámbitos y pudieran ejercer un factor que no permite conocer a ciencia cierta cuántos son los que se fueron. Porque irse es dejar un lugar para empezar a vivir en otro. Entonces muchos de esos números no los podemos catalogar en sentido estricto como que se fueron. Tal vez empezaron a rentar o compraron una casa allá, pero no necesariamente abandonaron esta ciudad.

“Mira, yo sí más o menos creo que la cantidad de personas, no tanto que se fue a El Paso sino a Estados Unidos, pueden ser alrededor de 40,000 ó 50,000 personas las que se fueron en los últimos tres años, en términos totales. E insisto, yo digo que son los que se fueron [estrictamente] a Estados Unidos porque nosotros tenemos estudios que dicen que gente se fue a Nevada, Colorado, aquí a Nuevo México. No todos se fueron a El Paso. Pero en términos demográficos si el número que se de es entre 30,000 y 50,000 personas que se fueron a Estados Unidos me parece bastante prudente, bastante lógico.”

P: ¿Cuáles serían tus indicadores para avalar como por lo menos prudente este número entre 30,000 y 50,000 personas?

R: “Yo acabo de ver un poco los datos globales del crecimiento poblacional de El Paso. Según los datos censales de Estados Unidos no sucedió algo muy extraordinario o excepcional, incluso el estado de Texas creció más que el condado de El Paso. Ahí me parece que de aquellos que dijeron que se habían ido 120,000 personas exageraron. Irse 120,000 personas a El Paso implicaba que su población había crecido digamos un 20 por ciento, eso nada más con los que se fueron de aquí. Eso es un tanto exagerado. El crecimiento natural de Ciudad Juárez durante toda la década fue de aproximadamente 240,000 personas y el dato al que nosotros nos estamos aproximando es que la mayor cantidad de la gente que se fue de la ciudad en realidad no se fue a Estados Unidos. Entonces con la encuesta que nosotros tenemos aquí encontramos que la gente que se regresó es aproximadamente 150,000 hacia el centro del país. Ya la confrontación de los datos de Estados Unidos, y luego los de aquí de la gente que se regresó, y luego un poco la encuesta hecha por la UACJ, el margen anda entre 30,000 y 50,000.

“Ahora, con respecto al otro tipo de flujo, ese que llega a las ciudades de la frontera para intentar cruzar a Estados Unidos se vio disminuido en Ciudad Juárez. Es decir, por Cd. Juárez apenas cruza el uno por ciento del total de inmigrantes que llega a la frontera para intentar cruzar sin documentos a Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses dicen que es por que la política de vigilante en la frontera ha funcionado claramente, nosotros hemos encontrado que esa no es la explicación real. La explicación real es que no hay trabajo en Estados Unidos.”

P: ¿Qué le dicen estos patrones y estos números acerca del futuro a corto, mediano y largo término en la infraestructura socioeconómica, la migración y en los barrios de Ciudad Juárez?

R: “Yo creo que estas dos crisis de los últimos 10 años van a seguir golpeando a Juárez. Y si la ciudad sigue dependiendo tanto del mercado de trabajo de maquila va a entrar en crisis recurrentes. Eso no lo digo nada más yo sino aquellos que analizan la ciudad en términos más económicos, que la ciudad va a tener que encaminarse hacia una estructura económica mas diversificada, que no sea solamente la maquila la que dicte el comportamiento económico y de mercado de trabajo. Pero está lo otro, me parece que en la lectura del poco crecimiento demográfico de la última década también implica una interpretación de carácter positivo. Aún cuando había estado creciendo demográficamente de manera muy alta en los 80, ese crecimiento fue generando unos déficits de infraestructura y de servicios sociales brutal. Yo creo que este bajo crecimiento demográfico, permitirá disminuir esos déficits de infraestructura históricos que ha sufrido la ciudad, y de alguna manera permitirá que la ciudad tenga otra cara no obstante con todo lo que le aporta la inseguridad. Y no sé, pues esto es muy difícil de medir, no sabe uno cuándo va a bajar, cuánto vamos a aguantar los que nos quedamos aquí. Eso es muy complicado de predecir.

“Ya cuando aparezcan los datos censales como nosotros lo queremos ver, nos van a permitir elucidar algunas cosas. Cuando la información ya esté con los registros vamos a poder confrontar algunas hipótesis: ¿Cuáles son estas hipótesis? Uno: los barrios más nuevos de la ciudad son los que están más deshabitados, particularmente aquellos de nivel socioeconómico bajo. Y luego también los de estrato socioeconómico alto donde se localizan las viviendas que se pudieran catalogar como temporales. Y luego lo otro que está pasando en la ciudad son los barrios  que no nacieron cerrados pero que se están cerrando, están poniendo bardas y vigilancia, que están desbordando la normatividad urbana. Esos cambios me parecen que son los que los censos van a reflejar en gran medida.”

P: ¿Y, en cuánto a la migración fronteriza hacia El Paso?

R: “Con respecto al flujo a Estados Unidos, a mí me parece que eventualmente pueda haber algunas nuevas restricciones de parte de las autoridades, a mí me parece que se ha ido bastante gente de aquí a El Paso pero que no necesariamente cuenta con los documentos para vivir allá. A mí me parece que puede llegar algún momento en que las autoridades impongan controles más fuertes para poder detectar a esas personas. Yo creo que ya lo están haciendo, de manera no muy clara o tangible, pero le están empezando a hacer. Y luego pues lo otro, todos estos chicos que históricamente han nacido en El Paso pero viven acá, o estudian acá, cuando entren a su edad laboral todos, absolutamente todos se irán a vivir a Estados Unidos. Ese es el patrón histórico que ha existido aquí, pero como cada vez son más, es decir esas generaciones cada vez son mayores, pues esto ampliará la cantidad de gente que se vaya de aquí para allá.”

Comments

comments

Comments are closed.