Fútbol en español a media cancha

(Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

(Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

El Paso — En Juárez fue adorado y apodado “Supermán” durante su carrera de futbolista.

“Tuve la oportunidad de ser uno de los jugadores más queridos de aquel equipo”, dijo César Sosa. “En Juárez todo el mundo me conoce. Me dicen ‘Supermán Sosa’ y saben quién soy”.

Teresa Sosa on the Cobras Soccer Academy by Justin Anthony Monarez Teresa Sosa on the Cobras Soccer Academy

Aunque ya hace dos décadas que portaba el uniforme de los queridos Cobras de Ciudad Juárez, dice Sosa que las amistades que formó durante su carrera desde el principio del los 90 sigue y ha contribuido al apoyo que ahora tiene con su equipo nuevo en El Paso.

“Lo recuerdan con aquel equipo especial cuando Juárez era de verdad bello, pacífico y todo”, dijo Teresa Sosa, la esposa de César. “Muchos de los latinos que vienen a El Paso lo conocen de allá”.

César "Supermán" Sosa. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

César "Supermán" Sosa. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

De lunes a jueves, César da sus lecciones detalladas a una multitud futbolistas jóvenes vestidos con el uniforme rojo de Cobras en una de las canchas del Centro Recreacional Galatzan en el lado oeste de la ciudad. El equipo forma parte de la Academia de Fútbol Cobras en El Paso, que estableció en 2002 para darles adiestramiento a los niños y jóvenes de la zona.

Los Cobras es el equipo más grande de la Liga Clásica de Fútbol de El Paso.

Los entrenadores de César dan sus instrucciones en español. La mayoría de sus alumnos y los padres en las laterales entienden todas las órdenes, y los pocos que no, aprenden pronto, dijo Jorge Rojas el entrenador de Cobras, que dejó de trabajar de entrenador en Juárez hace un año y medio.

“Aquí todo el mundo habla un solo idioma, fútbol, aquí solo fútbol”, dijo Rojas.

Predomina el español en el parque de lunes a jueves por las tardes, cuando empiezan a llegar las familias al estacionamiento del centro de recreo, se juntas los padres los unos con otros mientras que los hijos practican una gran parte de las sesiones de dos horas.

“Algunos de los entrenadores no son bilingües para nada”, dice Jorge Matamoros, cuyos hijos empezaron a jugar con Cobras después de trasladarse de Juárez el 2004.

Teresa Sosa se instala cerca de la cancha, para responder a las dudas de los padres e inscribir a los miembros nuevos. El tiempo restante de la práctica hace de animadora.

“No vemos muchos padres que solo vienen a dejar los hijos para volver por ellos después”, dice Teresa Sosa.

Al crecer el equipo también aumenta la comunidad. César piensa que su equipo siempre ha tenido la mayor inscripción de latinos de la liga. Dice que los otros equipos están más mezclados.

“Ellos solo tenían muchachos americanos, mientras que nosotros tenemos más variedad, más latinos”, dice Rojas.

César dice que tiene alumnos de México, Colombia, Argentina, Brasil y otros lugares. También tiene estudiantes mexico-americanos y anglos, pero son la minoría.

“Sí hay muchos de cultura latina aquí”, dice César Maese. Su hijo se incorporó a Cobras este año. Así sus hijos pueden saborear ambas culturas.

Training. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

Training. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

Aunque el equipo siempre ha estado integrado por latinos, César Sosa reconoce que estos dos años recientes ha visto un aumento de juarenses uniéndose al equipo

“Se ve la diferencia. Mucha gente de Juárez viene a nuestra escuela desde que empezaron los problemas en Juárez”, dijo. “Al principio no había tantos, pero ahora, muchos muchachos vienen de Juárez”.

Su esposa Teresa dice que la academia, que cuenta con unos 240 estudiantes, aumentó durante la Copa Mundial del 2006 y ha crecido constantemente hasta el 2009. El crecimiento ha aumentado aun más estos últimos dos años.

No están seguros si se debe a la peligrosa narco guerra en México, pero la comunidad de la academia ha recibido bien a los recién llegados.

“Se ha convertido en una comunidad con los que se están mudando”, dijo Teresa. “Muchos que están llegando parece que ya se conocían y están estableciendo sus conexiones y trayéndolos aquí.

“Las prácticas ofrecen la oportunidad para que la gente se interconecte los unos con los otros”, dice Teresa. “Muchos están aquí con visas de inversionistas para entrar a Estados Unidos así se enteran unos y otros de sus negocios y quedan de acuerdo durante las prácticas”.

“Se convierte en una gran familia. Buenos contactos. Todo el mundo ayudándose”, comentó Teresa.

Rojas dijo que si una familia necesita un contratista, abogado u otro profesional  pueden encontrar esa ayuda en el parque.

Sosa attends to parents inquiries on the sidelines. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

Sosa atiende las consultas de los padres al borde de la cancha. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

La familia Sosa empezó la academia de fútbol casi cuatro años antes de declararse la guerra contra el narcotráfico en 2006. Las tácticas del presidente Felipe Calderón han incrementado la violencia por todo México debido a las operaciones de las autoridades que intentan eliminar a los capos grandes, causando así la atomización de los carteles y aumentando la violencia.

Solo en Juárez casi 7 mil personas han perdido la vida debido a la narcoviolencia en estos cinco años.

La impunidad y la corrupción siguen en esta peligrosa ciudad norteña fronteriza, exponiendo a los ciudadanos a la violenta realidad. Rojas dice que ha empeorado la violencia de tal manera que ni ir al parque a jugar fútbol está libre de peligro.

“De estos tipos de parques no hay en Juárez”, expresó Rojas.

Debido a la violencia muchos juarenses se han mudado a El Paso, la ciudad más segura de Estados Unidos.

Aunque el fútbol americano es el que domina el mercado de Estados Unidos la pasión por el fútbol está aumentando en muchas partes del país.

“Creo que está creciendo por todos los migrantes de Latinoamérica”, concluyó Maese.

En 2010, la franquicia paseña de fútbol, los Patriotas, entraron en sociedad con la liga de la primera división y el equipo Chivas de Guadalajara y cambiaron el nombre a Chivas El Paso Patriotas. El equipo hermano profesional de Chivas es Chivas USA en la liga mayor de fútbol en Los Angeles desde 2004.

Recientemente el Club Atlas de Guadalajara también se estableció en territorio estadounidense,  la Academia Atlas de Fútbol que está directamente vinculada con el equipo profesional mexicano con organización similar y practica en una cancha cerca de Cobras.

César dice que la gente se acerca a Cobras por sus credenciales, experiencia y estilo del entrenador. Dice que sus entrenadores se concentran en las técnicas básicas.

“He visto que los entrenadores aquí son mas profesionales”, dice Esteban García, cuyos hijos juegan con Cobras después de mudarse de Juárez a El Paso hace un año.

César dijo que tienen equipos competitivos que participan en torneos por el suroeste. También juegan con sus contrapartes de Juárez y Chihuahua.

“A los mexicanos de verdad les gusta el fútbol, así que cuando llegan aquí vienen con entrenamiento de alta calidad en México, así que aquí también quieren algo parecido”, opinó Teresa.

Un niño practica el dribleo con la pelota. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

Un niño practica amagues con la pelota. (Justin Anthony Monarez/Borderzine.com)

Durante su carrera profesional de 18 años, César jugó con Cobras de Ciudad Juárez de 1990 a 1992. El hizo más goles y jugó más minutos que cualquier otro en la historia del equipo.

César también fue un jugador del equipo nacional de su país, Paraguay. Es uno de tres entrenadores en esta área que ha jugado profesionalmente. También tiene una licencia de FIFA.

Teresa dijo que la popularidad de su esposo y el nombre del equipo viejo también llaman la atención. Rojas dijo que algunos juarenses han indagado dónde está ahora y lo han seguido.

Abraham Díaz, que ya tiene cinco años de entrenador con la academia, dice que el crecimiento reciente se debe a que El Paso también está creciendo.

“Si hubo un crecimiento, y quizás se deba a la violencia, pero también somos una comunidad”, observó Díaz. “Los padres aquí se conocen desde otro lugar, y los hijos van a la escuela juntos”.

Díaz dijo que cuando una familia se mueve reciben ayuda de los otros que ya han hecho ese traslado. Van formando una nueva comunidad.

“En el caso nuestro, se lo hemos recomendado a gente de Juárez que se va a venir”, dijo Matamoros. “Es como estar en Juárez”.

García dijo que seleccionó este equipo por el adiestramiento que iba a recibir sus hijos. Éstos que hablan poco inglés se sienten cómodos en el equipo.

“Es un poco mas fácil para que se adapten en un ambiente donde se habla español”, dijo García. “Apenas están aprendiendo, se están adaptando.

Sus hijos jugaban fútbol en Juárez hasta la última semana que estuvieron allá y, sin duda, que van a jugar en El Paso. García dijo, “Les da un sentido de seguridad”.

Teresa dice que la naturaleza de la academia y la instrucción puede que le ayude a los niños a  adaptarse a su nuevo ambiente.

“Llegan aquí estos muchachos arrancados de su ambiente por alguna razón; es bueno que puedan venir aquí y encontrar algo familiar”, observó Teresa.

Comments

comments

Comments are closed.